La resiliencia es la capacidad de una persona para afrontar situaciones y experiencias adversas y adaptarse bien a situaciones trágicas, estresantes o traumáticas.

Este concepto no lleva implícito que la persona no siente dolor o no se siente mal ante algún episodio adverso como la muerte de un ser querido, o la pérdida del puesto de trabajo por ejemplo. Significa que son capacer de sobreponerse y/o adaptarse a estas situaciones a lo largo del tiempo.



La resiliencia no es un rasgo que se puede tener o no tener. Se trata de comportamientos, acciones o pensamientos que pueden desarrollarse en cualquier persona.

FACTORES

1. Apoyo social dentro de la familia y fuera de la familia.

2. Visión positiva de uno mismo

3. Confianza en nuestras habilidades.

4. Grado de manejo de distintas situaciones.

Esta capacidad de adaptación del ser humano no va a hacer que los problemas desaparezcan, pero sí que podemos ver más allá de ellos.

Algunas de las características que definen a una persona con una resiliencia desarrollada son el optimismo, la empatía, el control de las emociones, etc. Asimismo tienen una imagen más positiva y se critican menos a ellos mismos, lo que hace que se sientan más satisfechos con sus relaciones sociales.

Las personas resilientes son más creativas y más confiadas, y ven las dificultades como una oportuniad para aprender.

A continuación detallamos algunos consejos para aumentar la resiliencia:

- No ver los problemas como algo insuperable.

- Mirar el mundo desde varias perspectivas.

- Aceptar los momentos de cambio como algo normal.

- Ponerse en marcha hacia los objetivos que nos marcamos.

Otro aspecto que consideramos importante es inculcar a los niños valores que los conviertan en personas resilientes. Los aspectos que se enseñan en la infancia se reproducirán después en situaciones de la vida cotidiana en la etapa adulta, lo que puede desencadenar en problemas en el caso de que la educación no haya sido adecuada.

A través de la escuela y de la familia se aconseja educar a los niños para que manejen las situaciones y problemas estresantes. Esto va a ayudar a pensar de manera más flexible y a ser más realistas.

La educación en valores resilientes va a servir para una efectiva resolución de problemas en el futuro.

"En tres palabras puedo resumir todo lo que he aprendido acerca de la vida: Continúa hacia delante". Robert Frost.

 

 

Eduardo Padilla Bruno