¿Qué implica criar un hijo adaptado a las necesidades del mundo actual?

Parece una idea fácil, pero en realidad es más complicada de lo que aparenta.


Podríamos destacar algunos aspectos importantes para que nuestro hijo crezca acorde a la velocidad a la que avanza el mundo en la actualidad.


Entre las claves para conseguir este objetivo destacamos desde Modos de Familia las siguientes:

La necesidad de que nuestros hijos sientan curiosidad por el mundo, siendo conscientes globalmente de lo que pasa a su alrededor, así como la importancia de aprender al menos una segunda lengua tan pronto como sea posible.


El cómo conseguir esto no es demasiado complicado, ni tiene que llevarnos mucho tiempo o dinero, aunque sí requiere un cambio en el pensamiento tradicional.


Es necesario en primer lugar qué es una mentalidad global del mundo y por qué es importante, así como fomentar el desarrolo de habilidades sociales:
Una mentalidad global es la capacidad de trabajar con éxito en todas las culturas (trabajar interculturalmente).  
Los niños del siglo 21 necesitarán una sensibilidad cultural capaz de interpretar situaciones diferentes y disfrutar de la diversidad cultural que compartimos.

Destacamos también que una conciencia global no es solo un conocimiento de la geografía, hablar otro idioma o viajar por el mundo. La conciencia global empieza con el uso de habilidades como paciencia o la capacidad de esperar antes de sacar conclusiones estereotipadas.

En el ámbito de descubrir la diversidad cultural, actualmente en los centros educativos encontramos posibilidades como el intercambio de familia con una unidad familiar en el extranjero, algo bastante enriquecedor para el niño, que puede adquirir valores como el respeto a gente que no comparte sus costumbres, conocer otra lengua y la capacidad de adaptación a situaciones desconocidas.

Debemos fomentar la curiosidad en los niños, la capacidad de que cuestionen todo aquello que les rodea, que analicen todo atentamente y que se conviertan en personas independientes.

Como apuntamos en la introducción, es prioritario el aprendizaje de una segunda lengua.
Aprender un nuevo idioma ayuda a comprender más culturas y cruzar límites culturales, además de mejorar las capacidades cognitivas.

También es interesante animar a los jóvenes a leer, y tomar parte de los múltiples recursos que pueden encontrar en las bibliotecas, tanto digitales como tradicionales. Muchas bibliotecas son tesoros de libros, información, músicas, películas, mapas... Y todo gratis. Es una forma muy asequible de introducir el mundo en nuestra propia casa.

Aunque la idea de viajar en familia asuste en el aspecto económico, la realidad es que hoy en día podemos viajar a casi cualquier parte de manera medianamente asequible, siendo el aspecto de viajar algo increiblemente enriquecedor tanto para los hijos en particular como para la unidad familiar en general. Entre los beneficios se incluyen el conocimiento de culturas y costumbres diferentes y contrarrestar o prevenir los prejuicios.

Otros aspectos importantes a la hora de criar a un hijo hoy en día es que crezca acostumbrado a una alimentación equilibrada y ligado a actividades saludables, como cualquier tipo de actividad deportiva. Si un niño crece asociado a la práctica de un deporte de manera habitual evitará en el futuro enfermedades o trastornos relacionados con el sedentarismo, y se verá asimismo favorecido en el aumento de sus habilidades sociales y el contacto con otros niños.

Debemos pensar que los valores que se inculquen a los niños en el seno familiar son los que exteriorizaran frente al mundo en un futuro.


"Siempre hay un momento en la infancia en el que se abre una puerta y se deja entrar al futuro" Graham Greene


Griselda Ramírez di Rosa y Eduardo Padilla Bruno, equipo de Modos de Familia